Psicologos Althea

Psicología

SALIR DE LA ANGUSTIA

18 agosto, 2007

Cada vez se repite más el motivo por el cual la gente llega a mi consulta, personas con angustia y deprimidas que no saben a que atribuir su malestar aní­mico, no saben encontrar la causa por la cual están así­ ya que su situación de vida es absolutamente normal. tienen su trabajo, su piso, coche, niños sanos, una pareja estable etc. etc.

Y sin embargo hay algo adentro que los hace sentir mal, angustiados y con una sensación de que algo malo va a ocurrir, oscureciendo esto las actividades diarias con las consecuencias secundarias que este malestar trae consigo baja energí­a, cansancio continuo, alteraciones en el sueño o en el apetito, desgano y falta de motivación para cualquier actividad y sin embargo todo alrededor funciona perfectamente bien, es más aparentemente estarí­amos viviendo en el presente la vida que querí­amos vivir .

¿Que sucede entonces?..Que el tiempo sigue pasando y nos seguimos sintiendo mal y no hay respuesta.

No podemos encontrar dentro de nosotros o fuera un motivo por el cual podamos explicar lo que nos sucede, puede ocurrir que nos encerremos cada vez más en nosotros mismos y empecemos a evitar el contacto con los demás aislándonos poco a poco hasta caer en un pozo que nosotros mismo hemos cavado sin saber por qué.

El panorama parece bastante sórdido pero al existir un problema existe una solución, y es sorprendente ver como al salir de ese “pozo”, de esa angustia, la persona se da cuenta que ha sufrido y se ha “machacado”? con una idea que fue creada por ella misma, idea a la cual de le da un valor de verdad absoluta convirtiéndose esta convicción nefasta en una férrea creencia.

Las técnicas psicológicas que aplicamos permiten al sujeto no solo comprender, tomar conciencia del origen y consecuencias de su estado interior sino también instrumentar los elementos adecuados para poder producir un cambio substancial en su interior y de esta manera, de acuerdo a la personalidad de cada quien, construir los medios adecuados para salir, emerger a una nueva forma de vivencia, o de sentirse a sí­ mismo.

No tiene sentido seguir sufriendo, a veces durante años e inclusive en algunos casos sufrir toda una vida por un temor a algo que jamás ocurrirá, vivir toda la vida con un miedo inexplicable, un temor a algo..y llegar como algunos a los 80 años y que jamás haya ocurrido algo que justifique estos temores.

Si tenemos un problema, seguramente existe una solución, debemos darnos a nosotros mismos y por nosotros mismos la oportunidad de encontrar esa solución y cuanto antes mejor para poder así disfrutar de este presente que estamos viviendo y que resulta ser que es aquel que querí­amos vivir.

Ví­ctor González Mársico
Dr. del Centro Psicológico “Althea”

Comentarios cerrados.